lunes, 9 de noviembre de 2015

LOS CELOSOS SHYS

Hace tres siglos, lejanas praderas del Oeste americano eran habitadas por diferentes tribus de indios como los SHYS, los BADMILKS y los HOTEGGS
Los SHYS eran grandes guerreros y dotados de una increíble inteligencia, equiparable a su prudencia. Sus defectos eran muy notorios: muy tímidos y, monógamos acérrimos (se casaban nada más al superar la pubertad), muy celosos, hasta tal punto que si se enteraban de que su mujer les había engañado, al día siguiente de saberlo, ¡LA MATABAN!

Los BADMILKS se caracterizaban por las reivindicaciones permanentes sobre una parte del territorio ocupado por los SHYS: habían organizado todos los domingos manifestaciones reivindicativas cerca del campamento de éstos que degeneraban, indefectiblemente, en batallas campales en las que casi nunca llegaba la sangre al río.

Hasta tal punto llegó el mosqueo de los SHYS que, un sábado al amanecer, se encaminaron todos sus guerreros hacia el territorio de los BADMILKS a fin de dar a esta tribu un escarmiento tal que les dejase sin ganas de seguir con la monserga dominical. Sólo quedaron en su campamento los ancianos y los niños, además de las mujeres de los guerreros.

No contaron los SHYS con que una avanzadilla de HOTEGGS, famosos en todos aquellos confines por las notables dosis de seducción que ejercían sobre las mujeres, llegase a mediodía de ese funesto sábado a su campamento.
Para ser breve, diré que hubo allí unos cuántos líos de faldas entre las SHYS casadas y los atractivos HOTEGGS y que, al atardecer, dejaron unas cuantas caras risueñas y cuerpos relajados en el campamento. Aunque no todo fueron alegrías: un venerable anciano observó TODO lo que pasó allí, quedando escandalizado.

Al llegar los guerreros, esa misma noche, de su victoriosa escaramuza contra los BADMILKS, el anciano decidió inmediatamente darles a conocer la gran desgracia con suma discreción: a todos y cada uno de ellos les entregó, sin articular palabra, una lista en la que se encontraban los nombres de todas y cada una de las “alegres” mujeres excepto, en cada caso y si fuera una de ellas, la del receptor de la lista.

Los guerreros SHYS entendieron el mensaje y uno de ellos, GRAND-BULL, recogió su lista, que contenía cuatro nombres, y se sentó inmediatamente en la entrada de su tienda cavilando sobre si había sido engañado o no.
Antes de la medianoche del día de autos, ¡GRAND-BULL DEDUJO CÓMO Y CUÁNDO SABRÍA SI SU MUJER LE HABÍA ENGAÑADO O NO Y, ADEMÁS, DETERMINÓ EL DÍA EN QUE, EN CASO DE SER UNA MUJER INFIEL, TENDRÍA QUE MATARLA!


Postdata: Así me contaron la historia y así os la transmito. Le he dado vueltas durante mucho tiempo y me he rendido: no sé cómo, aun siendo tan inteligente, pudo deducir GRAND-BULL todo eso.

miércoles, 4 de noviembre de 2015